Pages Menu
Categories Menu

Publicado por el 7 agosto, 2008 en Noticias | 0 comentarios

¿Tricom?… no; ¿Viva?…tampoco. ¿Orange?… quizás.

tricom-no-viva-noCon la anunciada entrada al país de Telefónica, el coloso español de las telecomunicaciones, se prevé la alianza o la compra de un operador establecido en el mercado nacional. Pero, ¿a quién apuntan los españoles?

La llegada de un competidor como Telefónica condiciona el escenario de la categoría de empresas de telecomunicaciones. Pero ¿quién es este nuevo jugador que ha tratado de ingresar dos veces a nuestro mercado?

En su primer intento, hace 8 años, Telefónica ofreció comprar acciones en Tricom. La oferta no fue atractiva en aquel entonces (el 25% de las acciones de Motorola en Tricom). Luego quiso comprar Verizon, pero en ese momento a la casa matriz sólo le interesaba vender los mercados de Puerto Rico y Venezuela y hoy, sólo un año y medio después de aquel intento, la transacción fue consolidada con la compra de Verizon dominicana por la compañía América Móvil.

Telefónica vuelve a anunciar ahora su postergado ingreso a República Dominicana, aún sin haber concretado una operación local. En esta oportunidad la estrategia es diferente, muestra una postura agresiva apoyada por la instalación de un cable submarino que desde Colombia y Venezuela, pasará por Puerto Rico hasta su llegada al país, con la clara intención de competir en el segmento de Banda Ancha (Internet inalámbrico de alta velocidad, voz, data y video).

Describiendo a un coloso

Telefónica fue fundada en el año 1924. Es considerada el operador de mayor integración en Europa y el resto del mundo por el número de accesos de clientes que se calcula en un total de 228 millones. Con presencia en 24 países, más de la mitad localizados en Latinoamérica, Telefónica emplea a 248,000 personas y es el proveedor más importante de España, con 22 millones de usuarios. Desde 1995, cuando se inició el uso de tecnología GSM, Telefónica opera bajo la marca Movistar en 19 países de los que tiene presencia, y en los cinco restantes lo hace bajo la marca O2.

En Latinoamérica, de donde proviene el 60% de los ingresos de esta transnacional, posee 134.1 millones de clientes (datos a diciembre del 2007) y es líder en su área en países como Brasil, Argentina, Chile y Perú, además de poseer una presencia muy importante en los mercados de Puerto Rico, Colombia, Ecuador, El Salvador, Guatemala, México, Nicaragua, Panamá, Uruguay y Venezuela.

Esta empresa española que ocupa el 4to lugar a nivel mundial por capitalización bursátil, cuenta con 1.5 millones de accionistas, entre personas físicas y jurídicas, y actualmente su presencia global se expande hacia otras naciones de Africa, Europa y Latinoamérica. Las alternativas de un arribo al país

La entrada de Telefónica al mercado dominicano de las telecomunicaciones debería estar acompañada de la fusión, adquisición o joint venture con otra compañía con presencia local, de las cuales se excluiría la líder del mercado en líneas y clientes, la compañía Codetel América Móvil Claro, de origen mexicano, que representa su gran rival en toda Latinoamérica y el principal estímulo competitivo para su ingreso a República Dominicana, ya que tiene una fuerte presencia en Estados Unidos, México y otros 17 países de la región bajo las marcas Claro y Telcel.

Las operaciones de América Móvil han sido divididas en área del Caribe (Puerto Rico, Jamaica y República Dominicana), Centroamérica (El Salvador, Honduras, Nicaragua, Guatemala y Panamá), y Suramérica (Chile, Argentina, Colombia, Brasil, Ecuador, Perú, Uruguay y Paraguay) totalizando una cobertura de servicio a 159.2 millones de teléfonos celulares, 3.9 millones de líneas fijas y una cobertura disponible combinada a 770 millones de habitantes. En el marco de la Bolsa de Valores latinoamericana, América Móvil se convirtió en la empresa de mayor valor al sustituir a Petrobras y alcanzar un precio que supera los US$79 billones.

Todas estas razones permiten especular que lo más probable es que Telefónica adquiera en el país alguno de los demás players de esta categoría, con la clara excepción de Codetel América Móvil Claro. En un ejercicio simulado, se ha pensado considerar la hipótesis de que las principales opciones de alianza o compra serían las compañías Tricom, Viva y Orange, en ese mismo orden de posibilidades. Sin embargo, nuestra teoría invertiría ese orden colocando a Orange como la primera opción, seguida de Tricom y Viva.

Actualmente, la compañía Orange posee en el país una cartera de 2.3 millones de teléfonos celulares, es una de las marcas de mayor crecimiento y tiene la característica de que en el continente, sólo tiene presencia en República Dominicana, a pesar de que sus operaciones están bastante globalizadas y sus principales mercados se sitúan en Francia, Polonia, España y el Reino Unido. Hoy, Orange está presente en 4 continentes (Europa, Oriente Medio, Africa y Caribe), posee un total de 172 millones de clientes de los cuales 111.9 corresponden a teléfonos celulares y 12 millones a servicios de Internet ADSL, y 6.8 son Live Box (instalación de servicio de acceso a los hogares). Su crecimiento ha estado concentrando en África, donde adquirió recientemente el 51% de Telcom Kenia, y en Europa, donde adquirió sólo en España, en julio del 2007, Ya.com, el tercer operador de ADSL con una cartera de 400 mil clientes.

Finalmente, podemos deducir que, aunque la operación de Orange ha sido muy exitosa, sería la más perjudicada con la entrada de Telefónica, ya que uno de sus principales ingresos es el servicio de roaming a los turistas europeos que llegan al país (unos 3 millones de usuarios promedio), por lo cual a la matriz de Orange no le costaría mucho desprenderse de esta filial dominicana si recibe una buena oferta, conclusión dependiente de la posibilidad de que Telefónica se aventure a una oferta superior a las anteriores, que no han sido lo suficientemente buenas (recordemos lo citado al inicio de este artículo).

Si eso sucediera, se habría producido otra gran operación en el mercado doméstico, sólo superada por la de América Móvil con Verizon, que cuando la anunciamos nadie lo creyó y fuimos tildados de mal informados porque, en aquel entonces, la operación en marcha sólo era conocida por lo principales ejecutivos de casa matriz.

En esta ocasión podremos equivocarnos, “pero no nos cogerán asando batatas”.

Publicar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *