Pages Menu
Categories Menu

Publicado por el 1 Agosto, 2011 en Noticias | 0 comentarios

El premio Nobel de Economía Paul Krugman escribe en el The New York Times un artículo donde critica a Obama

El premio Nobel de Economía Paul Krugman escribe en el The New York Times un artículo donde critica a Obama por haber cedido en la negociación sobre las condiciones de la deuda.

Paul KrugmanEl acuerdo al que llegaron a medianoche los republicanos y los demócratas, permite ampliar el techo de la deuda, pero Obama acepta recortes por 3 billones de dólares. Esos recortes, dice Krugman, empeorarán a largo plazo el déficit de EEUU porque no habrá más ingresos.

“Y lo peor es que, tras demostrarse que la cruda extorsión funciona y no supone ningún costo político [se refiere a la presión republicana], llevaremos a América por un largo camino hacia una república bananera”.

La metáfora del médico medieval

Krugman aporta el siguiente razonamiento. Con una economía deprimida y que seguirá deprimida en 2013, lo peor que se puede hacer en estos momentos es cortar los gastos del estado. En el acuerdo consta que el gobierno de Obama debe recortar los gastos en 3 billones de dólares, y que de ellos, un billón deben recortarse en un plazo casi inmediato.

“Aquellos que piden que se recorten los gastos [los republicanos] son como esos médicos medievales que para sanar a sus pacientes los sangraban, con lo cual se enfermaban más”.

Un presidente que se rinde

Las negociaciones van a proseguir en los próximos meses sobre los recortes, pero Krugman teme que los republicanos presionen aun más a Obama. Y el comportamiento de Obama ha sido rendirse siempre, dice Krugman.

“Se rindió en diciembre pasado, cuando continuó la política de bajar impuestos de Bush; se rindio en primavera, cuando le amenazaron con bloquear al gobierno, y ahora se ha rendido a gran escala a la extorsión de cortarle el techo de la deuda. Tal vez sea sólo yo, pero aquí veo el mismo comportamiento”.

La extrema derecha no cede

Los demócratas pensaban que los republicanos ya habían olvidado sus planes de desmantelar Medicare (la Seguridad Social americana). Pero no ha sido así. Obama esperaba en diciembre pasado que los republicanos le apoyasen ahora ampliando el techo de la deuda sin problemas. Pero se equivocó. Para Krugman, el presidente Obama podía haber recurrido a otros mecanismos legales que le permitieran subir el techo de la deuda sin entregarse a los republicanos.

El futuro del país

Por eso, según Krugman, “es una catástrofe política para los demócratas”.

Pero termina diciendo que también lo será para el sistema político americano pues se ha demostrado que un partido radical [se refiere al Tea Party, el ala más extremista de los republicanos], puede amenazar la seguridad económica de un país y hasta dictar su política.

Publicar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *